UPyD: lo que nos une

Cita

"Las artes que faltan en una Nación, siendo provechosas, es necesario introducirlas y esto se consigue o enviando naturales que las aprendan y traigan de fuera o trayendo artistas extranjeros hábiles que las enseñen en España. Si se hace uno y otro a costa del público llegarán los oficios más fácilmente a su plena perfección."
Conde de Campomanes.
(Discurso sobre el fomento de la industria popular. XVII).

Blog Archive

Entradas de la bitácora

Fotos favoritas

Loading...

Libros favoritos

Loading...

Música favorita

Loading...

Vacaciones en Paz 2011

Vacaciones en Paz 2011
Acoge una sonrisa saharaui

Buscar en la bitácora

Cargando...
Construído por Hubor. Con la tecnología de Blogger.

Francisco Javier Alexandre Hurlé.

Francisco Javier Alexandre Hurlé.
Todas las opiniones expresadas en esta bitácora responden a mi única opinión personal y no vinculan a ninguna persona ni institución más.
"Mala tempora, laboriosa tempora, hoc dicunt homines. Bene vivamus, et bona sunt tempora. Nos sumus tempora: quales sumus, talia sunt tempora" (Agustín de Hipona - siglo IV).
Los hombres dicen que son malos tiempos, tiempos difíciles. Vivamos bien y los tiempos serán buenos. Porque los tiempos somos nosotros. Tal como seamos, así serán los tiempos.
lunes, 19 de septiembre de 2011

Esta mañana, en la biblioteca de caramelo ojeé un cuento de niños de los de que me leían cuando era  pequeño. Tenía todos los ingredientes necesarios para hacerlo apasionante y cautivarte con su lectura hasta alcanzar el final. 


Por un lado estaba la bruja mala, muy mala, encerrada en la torre de las denuncias falsas, donde se daba más importancia a la cantidad que a la calidad. Le acompañaba, aunque salía sólo de soslayo y, tengo que reconocerlo, de forma un poco forzada por el autor, un personaje hechizado que por el día era príncipe y por la noche se convertía en sapo. 

Enfrente había un pregonero valiente que conducía la carroza de calabaza tirada por ratones por las carreteras de todo el país de muy, muy lejano. También, aparecía un caballero de reluciente armadura a quien la bruja acusaba de todos los males del reino y de ignominiosas ansias expansionistas y que era famoso por reunir todas las semanas a un grupo de caballeros alrededor de la tertulia redonda.

Y cómo no podía ser menos también hacía su irrupción en escena una reina. Una reina que, de acuerdo con el estereotipo al uso de los cuentos antiguos y en total desacuerdo con lo políticamente correcto, era Rosa. La reina como era reina, vivía lejos en la capital del reino y no conocía para nada ni a la bruja mala, ni al sapo hechizado, ni al pregonero valiente, ni al caballero de reluciente armadura. Pero, mira tu qué sorpresa, la bruja no paraba de mandarle conjuros y maldiciones, porque pensaba que era amiga de sus enemigos y pensaba que así les hacía daño.

Me encantaría tener tiempo para explicaros como acaba el cuento. Pero mañana empieza la tertulia de Onda Peñas y la realidad se impone. La situación económica, las estadísticas del paro, la ciudad residencial de Perlora, los impuestos, las obras públicas, los servicios sociales, el endeudamiento, el saneamiento, el alumbrado, los servicios públicos, el medio ambiente y una larga retahíla de asuntos más, exigen nuestra atención.

Y, cómo en la vida, no queda más remedio que decidir entre vivir en el mundo de los cuentos o en la realidad. Y está bien, en vacaciones, contemplar a los que viven del cuento, pero cuando empieza el curso, hay que concentrarse en lo fundamental y no dejarnos embaucar por los cuentistas.